Proyecto de ley de infogobierno solapa derecho a acceder a la información pública

Maru Morales – El Nacional

 

Pedro-Carreno_NACIMA20130426_0047_6
Diputado Pedro Carreño (PSUV), Pdte. Comisión de Contraloría AN (Foto: El Nacional)

En noviembre 2012 el diputado Pedro Carreño, presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, declaró que una comisión mixta se encargaría de fusionar en un solo texto la propuesta de ley de infogobierno que manejaba el PSUV y la de acceso a la información pública, impulsada por la oposición.

Ocho meses más tarde, el proyecto de ley de infogobierno colgado en la página web de la Asamblea Nacional no sólo dista de ser una fusión, sino que dejó en la sombra todo lo relativo al derecho ciudadano de acceder a la información pública, dando preeminencia absoluta al uso, desarrollo y protección de la tecnología de la información por parte del Estado.

Aún cuando entre en los objetivos de la ley se incluye el de garantizar el derecho de la ciudadanía a la información, a lo largo de la norma la realidad es otra: sólo uno de los 8 títulos se refiere al asunto y apenas 10 de los 68 artículos tocan el tema. No se establecen mecanismos para solicitar información pública ni lapsos de respuesta, ni sanciones para los funcionarios que nieguen ilegítimamente ese derecho ciudadano.

 

Cero participación

 

Otro aspecto relevante al comparar ambos proyectos es la subordinación de la ciudadanía al Estado contenida en la propuesta de ley de infogobierno.

Por ejemplo, la norma crea el Comité Nacional para el uso de Tecnologías de Información en el Poder Público que depende administrativamente del vicepresidente. Su objetivo es fomentar el aprovechamiento de la tecnología en el Poder Público y está integrado por el vicepresidente; los ministros de planificación y ciencia; el procurador de la República, y los presidentes de la Asamblea Nacional, el TSJ, el CNE, el CMR y el BCV. Cero participación ciudadana.

Mientras, el proyecto de ley de acceso proponía una Comisión para la Información con autonomía jurídica, de presupuesto y decisión, obligada a entregar informes periódicos al Poder Legislativo e integrada por cinco personas postuladas por el Parlamento, desvinculadas del Gobierno y aprobadas por el Presidente.

Aun así, el diputado Carlos Ramos, de UNT, dio la bienvenida al proyecto y se refirió a los retos para el debate: “Incorporar a la ciudadanía como contralora de la gestión pública; que los fondos del Estado entren en el ámbito de aplicación de la ley; que los gobernadores y alcaldes sean representados en el Comité Nacional de TI; que la ejecución de los programas sociales se cargue a las páginas web en tiempo real, y que se especifiquen los lapsos de respuesta y publicación de la información, entre otros elementos”.

 

Herramienta

 

 

Diputado Carlos Ramos (UNT), miembro de la Comisión de Contraloría AN e impulsor de la Ley de Acceso a la Información Pública (Foto:Archivo)
Diputado Carlos Ramos (UNT), miembro de la Comisión de Contraloría AN e impulsor de la Ley de Acceso a la Información Pública (Foto:Archivo)

Al revisar el proyecto de infogobierno aprobado por la Comisión de Ciencias esta semana es clara la preeminencia de los aspectos técnicos y el solapamiento del derecho ciudadano a acceder a la información pública, que era el eje de la propuesta de ley de acceso, impulsada  por la oposición.

El diputado Carlos Ramos (UNT) dijo que el PSUV rechazó esta iniciativa. “No se constituyó la comisión mixta. El producto es una ley de infogobierno centrada en la tecnología como herramienta, sin ningún énfasis en derecho a la información pública”, dijo.

Los objetivos del proyecto de ley de infogobierno son fijar lineamientos para el uso de tecnologías de la información, fomentar la transparencia del manejo de datos por el sector público y aupar plena soberanía tecnológica, entre otros.

En cambio, la iniciativa de ley de acceso buscaba facilitar el control de la gestión pública y garantizaba la protección de la información personal en manos del Estado, entre otros.

Anuncios

Miraflores consumirá 1.387 cupos Cadivi y Bs 3.609.292mensuales en comida

Maru Morales

Mientras el monto global asignado al Ministerio del Despacho de la
Presidencia wpara 2012 aumentó en 33%, en comparación con la suma
prevista para este año, partidas específicas como la de viáticos se
duplicaron.

En 2012 el Presidente y su comitiva tienen previsto gastar 33.184.258
bolívares en viajes dentro y fuera del país, frente a los 14.617.808
bolívares que la oficina de Hugo Chávez calculó para 2011. En la Ley
de Presupuesto presentada el jueves por Jorge Giordani a la Asamblea
Nacional se establece que la Presidencia usará 17.889.258 bolívares
para giras al exterior; en otras palabras, el jefe del Estado y sus
colaboradores consumirán en un año el equivalente a 1.387 cupos
Cadivi.

La diferencia, más de 15 millones de bolívares, se destinará a viajes
en Venezuela, cifra nada despreciable si se toma en cuenta que 2012
estará signado por las giras de campaña para las elecciones del 7 de
octubre.

Juguetes caros. Aunque Casa Militar y Guardia de Honor Presidencial, a
cargo de la seguridad del primer mandatario, tienen partidas
específicas de funcionamiento en el presupuesto del Ministerio de la
Defensa, el plan de gastos de la Presidencia no sólo los incluye sino
que también prevé un incremento en comparación con lo calculado el año
pasado. La suma pasó de 900.000 a 1.500.000 bolívares.

La justificación del presupuesto presentado por Giordani se sustenta
en la premisa de contribuir a la construcción de la sociedad
socialista, pero no queda claro de qué manera la compra de “útiles
religiosos” por 6 millones de bolívares puede ayudar en ese cometido.

Cabe la misma pregunta cuando se revisa el proyecto identificado como
Servicios Logísticos y de Mantenimiento, en el que se prevén 97.000
bolívares para la adquisición de artículos de deporte, recreación y
juguetes. ¿Cuántas muñecas, carritos, bicicletas o pelotas de
baloncesto y beisbol se pueden comprar con esa cantidad? Aunque podría
pensarse que con ese monto se comprarán juguetes para los niños de las
familias damnificadas, alojadas en las instalaciones presidenciales,
la realidad parece otra pues las partidas de ayudas y apoyo social
están bien identificadas en otra parte del plan de gastos.

Pícame con tenedor. La cocina de Miraflores y demás residencias
presidenciales no sólo parecen estar a punto de atravesar una fase de
reequipamiento, a juzgar por los 2.680.000 bolívares solicitados para
comprar “utensilios de cocina y comedor”, sino que no resistieron los
embates de la inflación en alimentos.

La partida para alimentos y bebidas pasó de 14.639.510 bolívares este
año a 43.311.509 bolívares para 2012, lo que representa 196% de
aumento. Las prendas de vestir y zapatos son los rubros que aparentan
menos aumento: en 2012 el Presidente destinará 543.198 bolívares,
frente a 439.000 bolívares requeridos en 2011.

El diputado Carlos Berrizbeitia, de Proyecto Venezuela, criticó el
incremento de los gastos del mandatario. “Al ver semejantes cifras, me
pregunto: ¿dónde quedó aquella frase de Chávez que decía que no
importa que pasemos hambre, no importa que andemos desnudos, aquí de
lo que se trata es de salvar la revolución? Esto lo que demuestra es
que, para el Presidente y el alto gobierno, el que debe pasar hambre y
andar desnudo es el pueblo”, dijo.

Misión Yo. En el presupuesto vigente el Presidente calculó que
gastaría 250.250 bolívares en medicinas. Dados sus problemas de salud
era esperable que la cifra aumentara en 2012: se cuadruplica. Sin
embargo, no se aplicará la misma lógica para los fondos de las
misiones sociales, ni siquiera Barrio Adentro.

Aunque el Presidente seguirá manejando directamente los recursos de
nueve misiones sociales (Sucre, Identidad, Piar, Barrio Adentro,
Cultura, Madres del Barrio, Milagro, Negra Hipólita y Che Guevara),
tres fundaciones (Oficina Presidencial de Planes y Proyectos
Especiales, Pueblo Soberano y Fundamusical), así como los recursos del
Instituto Nacional de Estadísticas, los presupuestos de estos
organismos apenas aumentarán en promedio 150.000 bolívares.

Mientras la Misión Barrio Adentro recibirá 841.621.382 bolívares,
frente a los 841.471.382 de este año, Misión Sucre captará 495.199.325
bolívares frente a los 495.049.325 de este año. (Fuente: El Nacional)