Petrofinanzas: E.E.U.U. eliminó en 2012 las importaciones de 6,1 millones de barriles diarios

José Suárez Núñez

 

¿Quién aguanta el derrumbe de los precios? Irán aspira que bajen la producción, pero Irak quiere subirla y China le comprará todo el petróleo que produzca. El FMI redujo los pronósticos de crecimiento de Europa, Estados Unidos, China, India, Brasil y otros países

 

Los precios de dos de los crudos más simbólicos del negocio petroleros han sido perforados recientemente. El Brent del Mar del Norte, por debajo de 100 dólares y el WTI estadounidense siguieron deslizándose a menos de 90 dólares.

Irán ya está haciendo ruido para llamar a una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), emplazando al gremio a recortar la producción y defender los precios. Irán tiene almacenados más de 30 millones de barriles de crudos, en supertanqueros, en sus islas ribereñas y sus ingresos promedio de 89.000 millones de dólares, se han reducido a unos 50.000 millones de dólares, por las sanciones de Estados Unidos y Europa.

Su vecino Irak no quiere recortar su producción de menos de 3 millones de barriles diarios y lo que está anunciando es subir la producción a 6 millones de barriles diarios, y tiene posibilidades de hacerlo.

Irak se ha distanciado principalmente de ExxonMobil, asociándose con China en un ambicioso proyecto exploratorio y financiero, y podrán extraer todo el crudo que quiera, salvo problemas técnicos que puedan presentarse.

 

Consumo va en picada

 

La OPEP, según WRGT Economía, se enfrenta a dos problemas: no puede levantar la producción con el débil crecimiento de la demanda mundial, y el recorte del consumo de Estados Unidos que es el mayor comprador mundial, presiona a la baja de los precios de la siguiente manera.

Las cifras oficiales del Departamento de Energía de Estados Unidos indican, que desde el 2012 eliminó importaciones de 6,1 millones de barriles diarios. Las grandes importaciones eran de Canadá, Arabia Saudita, México, Nigeria, Venezuela, Irak y en menos proporción de Angola.

Otro problema potencial de la OPEP es la noticia de un crecimiento inferior de la economía de China. El FMI recortó su pronóstico de crecimiento a una tasa de 3,2 por ciento, desde la estimada en enero de 3,5 por ciento. Igual bajaron la tasa de crecimiento de EEUU de 2 por ciento a 1,9 por ciento y revisaron la contracción de la zona euro del 0,2 por ciento a 0,3 por ciento. También redujeron las expectativas de India y China un 0,2 por ciento y Brasil un 0,5 por ciento.

El crecimiento del consumo de petróleo en todo el mundo está en la tasa más baja en décadas, para redondear la idea afirma WTRG.

El recorte de las importaciones estadounidenses de Nigeria y Angola, obligó a estos países que buscaran ubicación de sus crudos en el mercado europeo y así lo hicieron, afectando los precios del Brent. Este año está previsto que cierren 1 de cada 10 refinerías en Europa. El Brent que competía con el WTI en EEUU, ahora ha sido sustituido por la producción doméstica de esquistos, más baratos, y la persistencia de las exportaciones canadienses.

El consumo de EEUU se redujo el 2012, 400.000 barriles diarios y este año esperan la misma cifra. En Japón (el tercer comprador mundial) va en contra de las tendencias. El aumento de Japón de 250.000 barriles diarios, es por el mayor consumo de combustibles para la generación de energía, tras los daños de las plantas de energía nuclear del tsunami.

CRISIS INMINENTE  Pdvsa <http://www.pdvsa.com>  es la única vía de ingresos de divisas y si los precios se mantienen iguales es una prolongación de la actual situación, de deudas por todas partes, y la supervivencia ha sido a punta de endeudamientos.

Si los precios bajan, quien detiene esta crisis. La nómina pública de 1,3 millones de empleados en 1999, en el 2012 subió a 2,5 millones de empleados, un incremento de 1,1 millones de empleados públicos. La nómina estatal ocasiona un déficit de 53.000 millones de dólares.

Una política agresiva de expropiaciones tiene comprometidos 34.000 millones de dólares.

Hay egresos como las importaciones de gasolina, o componentes de gasolina, diesel y ahora lubricantes, que las últimas revelaron desembolsos de 12.000 millones de dólares.

Sin hablar de las pérdidas cuantiosas por los accidentes, de los que nunca se hablan, la producción nacional ha retrocedido en los últimos 3 años en 172.000 barriles diarios, aunque la cesta se ha mantenido en más de 100 dólares el barril.

El suministro a China entre 320.000 a 460.000 barriles diarios ya está cobrado, así como otro préstamo de petróleo a futuro más de 4.5 millardos de dólares a Japón, ya entró en la caja. Pero en la tesorería de Pdvsa, no entran completos el pago de los 280.000 barriles diarios de PetroCaribe, PetroAmérica y Cuba. Unos barriles son subsidiados, otros son trueques y la parcela mayor a Cuba, por pago de personal y técnicos.

La crisis de Pdvsa es mayor que la imaginada. ¿Quién aguanta el impacto de la caída de los precios petroleros? (Fuente: Tal Cual)

Chávez, el “economista”

Tal Cual

 

Hubo una época reciente, cuando la economía conoció dos años de crecimiento negativo, medido por sendas caídas del PIB, en que Hugo Chávez sostuvo que había que revisar “eso del PIB” porque “esas son cifras y conceptos del capitalismo”. No obstante, cuando el país salió de la recesión y lleva dos años consecutivos de crecimiento económico, es decir del PIB, Chávez ya no quiere revisar nada sino que asume estas “cifras del capitalismo” como válidas y no cesa de jactarse de un “crecimiento económico” que se debería a sus políticas económicas.

Sin embargo, la única política económica que ha implementado Chacumbele es la de destinar al gasto corriente y despilfarrando buena parte, el inmenso ingreso proveniente del petróleo. Esto ha colocado en circulación una enorme masa de bolívares, permitiendo incrementar el poder de compra de la población, es decir la demanda de bienes y servicios. Pero, ¿cómo ha sido atendida esa demanda? Con un incremento bárbaro de las importaciones, en particular de alimentos. El “crecimiento económico” de estos dos años no ha sido, pues, resultado de un aumento de la producción “endógena” de bienes y servicios, la cual, por el contrario, ha caído en forma alarmante. Entre Chávez y Giordani han destruido una parte considerable del aparato productivo del país, tanto el privado como el público, por lo cual este no está en capacidad de responder a un estímulo que en todos lados forma parte de las medidas antirrecesivas de cajón: el aumento del gasto público.

En el sector manufacturero ha desaparecido la mitad de las empresas, masacrada por el cerco que le han tendido Chávez y Giordani con sus irracionales y arbitrarias expropiaciones y confiscaciones y con la persistente sobrevaluación de nuestra moneda. De modo que producimos muy poco que no sea petróleo e importamos casi todo. Al mismo tiempo que destruye la manufactura, la “revolución” ha creado un vasto sector de importadores. De hecho, muchos antiguos industriales han trasladado su inversión a la importación. La “revolución”, pues, ha estimulado un desarrollo económico “exógeno”, es decir en los países de donde importamos lo que consumimos, de los cuales los más importantes son Estados Unidos ­vaya paradoja­, China, y Brasil. Si desde hace un siglo somos rehenes del petróleo, Chávez ha llevado ahora esa dependencia a niveles demenciales.

Los precios del crudo vienen a ser la principal variable de la economía venezolana.

En el corto plazo, todo depende, pues, del “estiércol del diablo”, lo cual no ha obstado para que Chacumbele y varios de sus acólitos, en especial Alí Rodríguez, señalen como uno de nuestros males el rentismo, el mismo que ellos han elevado a cotas colosales. Es imposible no considerar esta “denuncia” como una muestra desaforada de cinismo. Tiene el chavismo casi tres periodos presidenciales de los antiguos en el poder y sin embargo habla del rentismo en un tono de denuncia, como si todavía estuviéramos en 1999, con un Chacumbele apenas iniciando su mandato.

Crecer económicamente, sin desarrollo, no es crecer sino engordar. Chacumbele ha hecho de Venezuela un país obeso.

La agonía universitaria

Tal Cual

 

No deja de ser insólito el estado de salud de las universidades autónomas nacionales, casi terminal. Presupuestos deficitarios. Sueldos míseros para su personal, especialmente desproporcionado el de los docentes

 

Por Fernando Rodríguez

 

Desprecio de todos los convenios laborales que costaron décadas de tesón gremial y sindical. Y como consecuencia de lo anterior éxodo de los profesores, más del 25% del personal activo de la UCV en los últimos cuatro años; reducción del tiempo de dedicación; concursos desiertos; postgrados sin clientela; fugas al exterior; vertiginosa disminución de la investigación; paralización de servicios indispensables, desde bibliotecas a comedores. En fin, la masacre de todos los índices que posibilitan la excelencia académica.

La barbarie que acaba con la meritocracia, en un mundo en que todos los países civilizados compiten desesperadamente por multiplicar su capacidad de producir y difundir conocimiento, convencidos de que éste es la puerta mayor al desarrollo, el bien terrenal más preciado.

Pero hay muchas otras dolencias en nuestras máximas casas de estudio. El asedio a su autonomía que ha terminado por el absurdo de bloquear jurídicamente la posibilidad de elegir nuevas autoridades de cualquier nivel, lo que conduce a un especie de letargo y descomposición institucional, entidades dirigidas por una suerte de fantasmas académicos.

Y, a este mismo nivel, amenazada por una reforma de la Ley de Universidades que terminaría por derogar su imprescindible autonomía, la garantía primera del saber en libertad y que entre otras joyas pretende darle voto paritario en el claustro a estudiantes y trabajadores, verdadero bagazo populista.

A este informe siniestro hay que sumarle aquello que es, en cierta perspectiva, lo más siniestro: el terrorismo interno, las bandas de delincuentes que atentan contra sus instalaciones y sus moradores, con la mayor impunidad y seguramente con los auspicios de sectores “revolucionarios”.

Apenas ayer a unos de estos criminales se les ocurrió poner un niple debajo de un banco que hirió a dos jóvenes estudiantes de la UCV. Pero ya todo esto lo sabemos todos los que tenemos algún vínculo con la educación superior.

Lo que nos interesa subrayar de verdad es el silencio, acaso los murmullos y la abulia de los universitarios ante este despojo sin nombre.

No queremos acusar a nadie pero el país no oye las respuestas de éstos a sus males que, por supuesto, afectan a la nación entera. Un paro invisible de 24 horas por aquí, un comunicado gremial o sindical que nos da noticia del último desprecio de los sicarios gubernamentales ante los cuales se ha solicitado diálogo.

La falta de alternativas que surjan de las universidades mismas, como el proyecto de una ley para el sector que se adapte a los nuevos tiempos del mundo y el país y preserve la dignidad y la libertad de éste. La falta de unidad entre las universidades, los sectores que la componen y las tribus que la habitan.

¿No está bueno ya de tanta bestialidad y tanta agresión?, ¿no hay instrumentos de lucha más contundentes para evitar la debacle final?, ¿no supo tantas veces la universidad encontrar fórmulas de lucha acertadas dentro y fuera de sus recintos para enfrentar la felonía?, ¿no es hora de hablar lo suficientemente fuerte para que no terminen de avasallarnos las botas y la ignorancia? Decimos ya, ahora.

Comunas a palos

Tal Cual

 

Después de su triunfo electoral el 7-0, Chávez amaneció utilizando un lenguaje conciliatorio. Estamos acostumbrados a ese talante postelectoral del Presidente. Así como también estamos hechos a su inevitable siguiente paso: restablecer el clima conflictivo y volver al lenguaje habitual de agresividad y descalificación personal de sus adversarios. Pero esta vez hubo un hecho que hizo abrigar esperanzas de que Chávez parecía hablar en serio sobre la necesidad de mejorar el clima político.

Fue la llamada telefónica a Capriles Radonski. Hace muchos años que el Presidente cortó todo contacto con cualquiera de sus adversarios, por esto el telefonazo a su rival electoral alimentó la ilusión de que tal vez podría abrirse una nueva etapa en las relaciones entre Chávez y el país. Sin embargo, muy pronto se disipó la expectativa.

No sólo por el lenguaje presidencial ­el mismo de siempre­ sino por los hechos, en particular, por la reactivación de un tema de una inmensa trascendencia y de un contenido conflictivo muy polarizante. El Presidente anunció que su plan del país comunal recibiría un impulso que conduciría a su definitiva implantación.

Por supuesto, un proyecto de esta naturaleza si algo exige es un amplio y profundo debate nacional. Se trata de una idea que trastornará de modo muy hondo y dañino la vida del país y la gente tiene que saber de qué se trata. Sin embargo, aunque de unos pocos años para acá lo de las comunas forma parte del programa de Chávez, este no promovió ningún debate sobre ello. La Asamblea Nacional aprobó, prácticamente sin discusión, las siete leyes que conforman la plataforma jurídica de la comunalización del país. Pero ahora es necesario iniciar un debate serio sobre las comunas.

Este es un proyecto que no puede imponerse a la brava, argumentando que la mayoría que votó por Chávez lo hizo implícitamente por las comunas. Eso no es cierto, ni respecto de los electores que lo hicieron por él, ni, muchísimo menos, por casi la mitad de los votantes que lo hizo en contra. En la campaña electoral el tema de las comunas estuvo deliberadamente ausente. Chávez habló de todo menos de las comunas. No quería introducir un tema que sabe muy polémico y muy difícil de tragar, de buenas a primeras, por los venezolanos. Esperó a ganar para entonces poner sus cartas boca arriba, pero haciendo saber que no hay nada que discutir porque las leyes ya fueron aprobadas. Eso es una falacia. Existen las leyes pero nadie sabe, excepto la cúpula chavista, a dónde apuntan. Cuando la verdad es que este proyecto implica no sólo una alteración considerable de la arquitectura del Estado venezolano, concentrando incluso el poder regional y local en manos de Chávez, sino que anuncia una inmiscuencia inaceptable del Estado y el Gobierno en la vida privada de los venezolanos. Si algo debe ser discutido muy a fondo, nacionalmente, es este asunto. Pero el gobierno no quiere debate y por tanto no lo promueve. En cambio, para la oposición el debate es fundamental. Cuando el país conozca a fondo de qué se trata la idea de Chávez de que para 2019 el 68% de la población viva en comunas, con toda seguridad las dudas y el rechazo irán mucho más allá de los 6,5 millones que votaron contra Chávez. Buena parte de los 8 millones que lo hicieron por él se preguntará qué locura es esta que ahora quiere imponer el Presidente

Migraciones chimbas

Tal Cual

 

Este caso de los 108 “migrantes”, es decir los 6 paracaidistas que Chávez designó como candidatos para 6 gobernaciones, más sus familiares, guardaespaldas y seguramente algunos coleados, es un problema pero no por lo que la rectora Socorro Hernández cree ­y trata de minimizar­, y es que su número es tan pequeño (0,0005% del REP), que no incidiría en los resultados electorales. Se equivoca la señora. Este no es un problema estadístico. Es un problema político y no de poca monta. Así hubiera sido un solo migrante, el problema es igual. Se trata del desprecio y la desaprensión con la cual el equipo gobernante, incluyendo a las 4 rectoras del CNE, maneja la Constitución, las leyes y los reglamentos. Desde luego, no se trata de un asunto novedoso. Chávez ha establecido la pauta, con sus persistentes y sistemáticas violaciones a la Constitución. De modo que cualquier funcionario, del rango que sea, se siente autorizado a proceder de igual manera. “Si el jefe lo hace, ¿por qué nosotras no?”, habrían reflexionado las cuatro damas. El caso, como es sabido de todo el mundo, consiste en que una vez cerrado el Registro Electoral el pasado 15 de abril quedó clausurada cualquier posibilidad de realizar modificaciones en la larga nómina de electores inscritos. Cerrado el Registro ya no caben cambios que incluyan o excluyan electores o que muden a estos de su lugar de votación habitual a uno distinto.

¿Qué es exactamente lo que ocurrió?

108 compañeritos del partido, familiares y allegados a los seis candidatos, fueron trasladados de Caracas a los estados donde sus parientes van a competir por la gobernación.

No es difícil inferir que las cuatro rectoras del CNE, obviamente siguiendo instrucciones, violentaron el reglamento que el propio CNE, es decir, ellas mismas, elaboró. Se trata, pues, de una regla de juego vulnerada en medio del proceso, fuera del tiempo legal para ello. Es una cosa gravísima, que compromete la credibilidad y la seriedad del organismo. No se trata, por supuesto de que el CNE nunca ha cometido una falta. Al contrario, sus omisiones vergonzosas ante el ventajismo rampante del gobierno y sus candidatos, constituyen una muestra de la parcialización del organismo, de su subordinación a las exigencias y a la voluntad del gobierno, lo cual ya hace dudosa su solvencia como arbitro. Pero en este caso de los migrantes la mayoría chavista del CNE no pecó por omisión sino por acción. Deliberadamente y a conciencia no se detuvieron ante evidente falta que habrían de cometer, lo cual podría significar que la puerta está abierta para otras jugarretas semejantes. Desde luego, cabría esperar que después de “cazadas” con las manos en la masa, las cuatro rectoras no insistan en prácticas reñidas con la ley.

La moraleja, para las fuerzas alternativas, es que “cuidar” los votos no es sólo garantizar que no haya chanchullos con estos, sino estar muy mosca ante el respeto a las reglas del juego, para impedir marrullerías ventajistas como las de los 108.

¿Sabrán los que votaron por Chávez que es el Estado comunal?

Tal Cual

 

Lo primero que debemos decir es que Estado comunal dejaría casi sin funciones a gobernadores y alcaldes. Queremos alertar e insistir que el derecho a la propiedad también es afectado por la propuesta del Estado comunal. Usted estará incluido así se encierre en su casa, mire hacia otra parte o piense que no lo afectará. El Estado comunal es prioridad para la revolución de Chávez.

La Ley Orgánica del Sistema de Economía Comunal expone que la propiedad de este nuevo régimen comunal será social (o simplemente socialista) y, por ende, estará en manos del Estado.. En el sistema de economía comunal no existirá propiedad privada sobre los medios de producción, al ser considerados estos como estratégicos para la soberanía nacional y el desarrollo humano.

La implementación del Estado comunal ha estado en la mirada del primer mandatario desde que inició su carrera hacia el “socialismo del siglo XXI” hace más de 13 años. En reiteradas oportunidades, Chávez anunciaba que de ganar las elecciones ese deseo terminaría de cristalizarse. Y en su ultima intervención en cadena nacional volvió con el tema. Esto ya es recurrente.

El primer mandatario nacional ha definido la nueva estructura como una forma de organización político-social en la cual, el poder sería ejercido directamente por el pueblo; a través de los autogobiernos comunales, con un modelo económico de propiedad social y de desarrollo endógeno y sustentable, que permita alcanzar la “suprema felicidad” a los venezolanos en la sociedad socialista y, cuya célula fundamental en su conformación es la comuna.

Es el primer paso firme hacia la consolidación de un Estado comunista, que sin desaparecerlos (por ahora), invade las competencias municipales y estatales, suplanta sus órganos legislativos, invade competencias del Poder Electoral y del Judicial. En ese Estado comunista usted estará incluido aun en contra de su voluntad y aun sin que nadie le haya consultado si usted quería cambiar de un Estado plural a uno socialista.

“La comuna es una entidad local socialista… , donde y a partir de la cual se edifica la sociedad socialista” (art. 5). Es decir, que si usted no es socialista pero en el lugar de su residencia se crea una comuna como nueva entidad político-territorial, usted de manera automática queda excluido de pertenecer a esta entidad local socialista, o lo que es aún peor, pertenecerá aun en contra de su voluntad. Esa comuna se organizará a partir de un ámbito geográfico que lo incluye a usted, con un autogobierno que lo gobernará a usted, para construir las bases de un Estado comunal que lo regirá a usted, y que será el paso transitorio que lo llevará a usted a pertenecer a una sociedad socialista, sin que nadie se lo haya preguntado, ni usted lo haya aprobado.

¿Es posible la construcción del Estado comunal en Venezuela?. Si lo es y esta en nuestras manos no permitirlo. Perdimos el 7 de octubre pero aun tenemos la oportunidad de hacer un muro de contención a estas pretensiones hegemónicas el próximo 16 de diciembre, votando.

La sociedad democrática tiene el deber de hacer resistencia sobre el avance y la profundización del
Socialismo del Siglo XXI. Esta en nuestras manos defender la Libertad.

El paquetazo Chávez destruye al país

Tal Cual

 

El plan tiene como finalidad acabar con la propiedad privada e imponer al Estado como dueño de todo

Resulta insólito que el candidato del continuismo que durante muchos años mantuvo oculta su agenda de imponer en Venezuela un proyecto político inspirado ideológicamente en el fracasado modelo comunista cubano, hoy, aterrado ante la inminente derrota que sufrirá en la elección presidencial del próximo 7 de octubre de 2012, pretenda sembrar el miedo en los venezolanos acusando al candidato de la Unidad Democrática, Capriles Radonski, de tener un programa de gobierno oculto que sería un “paquete neoliberal” y cuya aplicación desestabilizaría al país.

Como parte de esta orquestada campaña de mentiras el presidente saliente también afirmó recientemente: “Nosotros no hemos aplicado paquetazo ni cuando se vinieron abajo los precios del petróleo hace tres años producto de la crisis mundial ni lo aplicaremos” (lunes, 10 de septiembre de 2012).

Pero la verdad que no puede ocultar Chávez es que lleva 14 años aplicando un “paquetazo socialista” con consecuencias devastadoras en todos los órdenes hundiendo al país en el atraso económico y la ruina y en un creciente deterioro institucional y de las condiciones de vida de la población. Este “paquetazo socialista” ha tenido cuatro ejes fundamentales: 1. El uso de Pdvsa y la renta petrolera como un instrumento de financiamiento del proyecto político personalista del presidente saliente, con lo cual se ha privatizado la principal empresa y riqueza del país al ponerla al servicio de una élite política transitoriamente en el poder y no de los intereses nacionales; 2. la adopción de una política sistemática de violación de la libertad económica mediante un esquema de control del tipo de cambio y de precios de los bienes, así como de un sinnúmero de alcabalas para asfixiar y debilitar la actividad productiva privada; 3. la aplicación de una política de estatización de la economía mediante la expropiación, invasión y apropiación de tierras y empresas privadas, violándose el derecho de propiedad y el respeto de los contratos; y 4. la intervención continua del mercado laboral desconociendo la libertad sindical y el derecho de los trabajadores a discutir sus reivindicaciones a través de la contratación colectiva.

INEPTITUD

Este paquetazo políticoeconómico unido a una gestión gubernamental caracterizada por la ineptitud, la ineficacia y falta de transparencia, ha tenido un impacto devastador sobre la economía afectando negativamente el bienestar colectivo. Entre los resultados destacan: una caída en la producción petrolera estatal impidiendo un aprovechamiento máximo del prolongado ciclo de alzas en los precios del petróleo perdiendo el país la oportunidad de captar mayores ingresos que podrían haberse empleados en la atención de necesidades sociales; una crisis generalizada en la provisión de bienes y servicios públicos básicos; un proceso de desindustrialización con la quiebra de más de 4 mil empresas manufactureras y un marcado descenso en las exportaciones no petroleras; una abrupta contracción en la producción agropecuaria haciendo depender al país en un 70% de la importación de alimentos; la ruina de las empresas básicas de Guayana; una expansión desmedida de las importaciones creando empleos en otros países; la conversión de Venezuela en la economía más inflacionaria del continente con el consiguiente deterioro del salario real; un ambiente hostil a la inversión nacional y extranjera que prefiere invertir en otros países de la región que garantizan respeto al derecho de propiedad; una alta tasa de desempleo abierto y encubierto; un endeudamiento irresponsable y costoso de la Republica en medio de una bonanza petrolera sin precedente, como consecuencia de una política de gasto público voraz, ineficiente y despilfarradora; una colosal fuga de divisas pese al control de cambio; y una disminución significativa de las reservas internacionales incrementando la vulnerabilidad de nuestra economía y debilitando aun más nuestra moneda.