Derecho de palabra del Diputado Carlos Ramos en la Sesión de Ordinaria del día martes 11 de febrero de 2014

Intervención del ciudadano diputado Carlos Ramos

(*).– Buenas noches colegas Parlamentarios: Cadena presidencial, no nos podrán ver los merideños por ahora. Sin embargo, quiero dar comienzo a mis palabras diciendo que yo también rechazo la violencia fascista y la rechazo de la manera más abierta y contundente que sea posible.

La rechazo y lástima que nosotros no tenemos la oportunidad de presentar videos en igualdad de condiciones, porque el día viernes un joven campesino de 22 años de edad que se llama José Gregorio Suárez, del sector La Culata, una parroquia rural del Municipio Libertador, Gonzalo Picón Febres…

(Dirigen frases al orador).

Un joven que dice usted que es delincuente… ¡Qué tristeza! Alguien que siembra la tierra, a esas personas ustedes los llaman delincuentes. Lástima que los merideños no puedan escuchar eso.

Lo cierto es que este joven cuando se dirigía al Hospital Sor Juana Inés de La Cruz en Mérida, en una avenida que se llama Cardenal Quintero, fue atrapado por la policía. En videos que están en las redes sociales se deja constancia que se le disparó a un metro de distancia, que se le disparó a mansalva, y existen los audios que pudieran ser presentados acá en la próxima sesión, en donde un policía le dice al otro: mátalo, mátalo, mátalo.

Pero los vecinos, los mototaxistas de allí y su hermano mayor, quien se llama Pedro Suárez, impidieron que la policía lo rematara y lo llevaron al Hospital Sor Juana Inés de La Cruz, en donde justamente continúa su hermana hospitalizada, no porque esté participando en hechos de violencia, sino porque tiene un absceso en el cuello.

(Enseña fotografía). Ese policía atravesó de un disparo a este muchacho, José Gregorio Suárez, que en este momento está en el Hospital Universitario de Los Andes.

Por eso coincido con el diputado que me precedió, ¿cómo no voy a estar de acuerdo en rechazar la violencia fascista? Obviamente que sí coincidimos en eso, pero las cosas no terminaron allí. Una vez que la policía hizo estragos, ayer y hoy le dieron salida a los cuerpos parapoliciales, conocidos en el país popularmente como los Tupamaros, se estima que entre 60 y 80 hacen de las suyas en las residencias Cardenal Quintero, en la residencia Río Arriba, en la residencia Monseñor Chacón, y el resultado no puede ser otro sino cuatro heridos de bala, cuatro jóvenes heridos de bala, uno de ellos de nombre Jorge Medina, de los cuatro, tres varones y una mujer.

No entendemos cómo un gobierno humanista, cómo en el contexto de un llamado al diálogo se puede derramar tanta sangre joven en una ciudad como Mérida. Les he narrado los lugares, son residencias, son lugares residenciales, Cardenal Quintero, Río Arriba, Monseñor Chacón, es decir, la policía o los cuerpos parapoliciales se dirigen hasta estos lugares a disparar de manera inclemente a disparar hacia adentro de los apartamentos y esto, por supuesto, tiene que ser rechazado.

Un Proyecto de Acuerdo como este tiene que ser una excelente oportunidad para exhortar al Poder Ejecutivo a que baje el hacha de la guerra, a que le dé la oportunidad a la rama de olivo, porque nosotros queremos es paz, nosotros queremos que los jóvenes puedan estudiar, que los jóvenes puedan trabajar y que para ello, por supuesto, el principal garante tiene que ser el Estado venezolano; tiene que cesar la violencia, tiene que cesar la criminalización de la protesta y, por supuesto, el respeto y el apego total a la Constitución Nacional.

Es todo, ciudadano Presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s