A propósito del control de precios y las medidas económicas

Carlos Ramos

 

En 11 años 2003-2014 esta es la cuarta Ley de Costos y Precios Justos publicada por Chávez Maduro y todas han sido un rotundo fracaso, pues somos los campeones de la inflación y con mucha ventaja sobre nuestros hermanos países  americanos.

Todas las economías socialistas clásicas del siglo pasado establecieron controles de precios para todos los bienes y servicios de sus economías. En la Unión Soviética, China, Corea del Norte y los países del Este europeo nadie podía fijar precios libremente pues la determinación de los precios era potestad exclusiva del Estado. Los controles de precios eran consecuencia de uno de los elementos centrales de la doctrina socialista clásica: la planificación centralizada de la economía.

En las economías socialistas clásicas las oficinas de planificación determinaban qué, cuánto y cómo producir y  a qué precio vender. Los resultados fueron desastrosos y en algunos casos catastróficos. Los niveles de producción y productividad de las economías socialistas clásicas fueron consistentemente inferiores a sus pares de economías no socialistas y, peor aún, insuficientes para satisfacer las necesidades y preferencias de su población.

No sólo los socialistas utilizaron controles de precios generalizados durante el siglo XX. Adolf Hitler y Benito Mussolini regularon los precios con fines de control político. Incluso, el intento de controlar los precios como medida para atacar la inflación —y no por razones ideológicas— apareció en un lugar inesperado y con actores inverosímiles: el republicano Richard Nixon estableció un control de precios general en Estados Unidos entre 1971 y 1973. El resultado no fue diferente al de las economías socialistas: escasez.

Desde 1958, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi y Luis Herrera Campins establecieron controles de precios en amplios sectores de la economía. Todos fracasaron.  En el año 2003, Hugo Chávez estableció un control de precios para 103 rubros de la canasta básica. Los resultados no han sido distintos a los controles del siglo XX y de otros países: escasez.

 

El Banco Central de Venezuela dice que vivimos en una economía inflacionaria y en ese contexto aparece.

 

La Ley de Costos y Precios Justos la cual otorga al gobierno potestad de determinar y fijar el “precio justo”. Para ello, las empresas están obligadas a suministrar la estructura de costos de producción de los bienes y servicios. El gobierno esta errado en el protocolo de formación de los precios y —más importante aún— cuál es su función económica. Desde el punto de vista del consumidor, el precio de un bien o servicio es la cantidad de dinero que tiene que dar para adquirir un bien.

La estructura de costos no es el determinante de los precios. Y, precisamente, la Ley de Costos y Precios Justos pretende fijar los precios a partir de los costos.

El control de precios anula el sistema de precios como mecanismo de información,  La satisfacción de las necesidades, gustos y preferencias de los consumidores requiere de un sistema económico que se adapte rápidamente a los cambios en la oferta y la demanda.

 

Cuando hay controles de precios, hay menos inversión.

 

En una economía pueden producirse ganancias cuando, por ejemplo, un emprendedor innova, bien sea creando un producto o mejorando sus métodos de producción.

Hay ganancias que son producto de acciones ilegales y que deben ser —son— prohibidas y castigadas. La historia del análisis económico demuestra que los controles son inadecuados e ineficientes, tienden a la corrupción y no resuelven el problema de fondo.

Nicolás nos quiere arrastrar hacia el comunitarismo, asfixiando a la sociedad civil y a la libertad económica. Ojalá en el año 2014 la asignación de divisas sea mejor que la de 2013.

Maduro tomó una medida en noviembre de 2013 Aplicando acciones contra la especulación en el  sector secundario como los electrodomésticos que no son prioritarios para la sociedad como los alimentos cuya inflación era del 80%.
La  llamada guerra económica es, simplemente, el clásico proceso monetario de la inflación…y el Pico Bolívar será su límite en el 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s