Derecho de palabra del Diputado Carlos Ramos en la Sesión Ordinaria del día martes 05 de noviembre de 2013

Intervención del ciudadano diputado Carlos Ramos

 

(*).- Ciudadano Presidente encargado, señores Diputados: El tema del petróleo es sumamente importante para todos nosotros, los venezolanos, y a mí me parece que no solamente deberíamos discutirlo en la Asamblea Nacional, sino en las universidades, en los liceos y en las escuelas.

¿Por qué? Porque nosotros dependemos exclusivamente del petróleo. De cada 100 divisas que nos ingresan, 96 entran por concepto del petróleo. Tenemos las reservas más importantes del mundo y tenemos una producción de petróleo literalmente estabilizada. Eso hace, por supuesto, que cada uno de nosotros, como venezolanos, tenga que preocuparse y, en la medida de las posibilidades, tenga que ocuparse del destino del petróleo.

Cuando uno ve que el Gobierno Nacional, de manera tan ligera, hace un Acuerdo con la República de China, en el cual China tiene todas las de ganar y nosotros tenemos todas las perder, por supuesto que tenemos que participar, por supuesto que tenemos que activarnos y, por supuesto, tenemos que pronunciarnos.

Lo primero que hay que decir es que esto es inconstitucional, y lo es porque violenta el contenido del artículo 167, numeral 4. Hoy hemos hablado muchísimo de la cantidad de dinero que se le tiene que transferir a las alcaldías y las gobernaciones. Bueno, resulta que según este artículo y este numeral, a las gobernaciones, a los estados se le tiene que transferir hasta un 20% de los ingresos ordinarios y aquí, en esta tercera etapa del Acuerdo, no se indica qué obras se van a ejecutar, tampoco en qué estados, ni cuál es la participación de cada uno de esos estados.

De ahí pasamos al artículo 187, numeral 3, que dice que la Asamblea Nacional tiene la atribución de ejercer control, porque esa es una de nuestras grandes responsabilidades: legislar, representar a nuestro pueblo, pero también controlar. ¿Cómo hacemos nosotros, los diputados, para controlar si no sabemos, si no conocemos el destino de estos recursos? No sabemos en qué parroquia, no sabemos en qué comunidad se va a ejecutar alguna obra civil de importancia, porque sencillamente no estamos informados como órgano que ejerce el control sobre la administración del Ejecutivo.

Hace rato se dijo que a la Controlaría General de la República se le habían diezmado los recursos, es decir, que tenía menos recursos. Pero la Contraloría, con muchos o pocos recursos, tampoco podrá ejercer ningún control porque no tiene información, porque estos recursos del Fondo Chino forman parte del presupuesto paralelo que se ejecuta a través de 23 fondos y del cual no tenemos ningún tipo de información, se financia con los 45 dólares que maneja discrecionalmente el Ejecutivo, no sabemos, pero en definitiva no tenemos ningún control.

Este Convenio también violenta el contenido del artículo 314, que dice que hasta el último bolívar que el Poder Ejecutivo administre o ejecute, tiene que ser autorizado, tiene que ser aprobado por la Asamblea Nacional, es decir, por el Poder Legislativo.

Vamos un poco más allá. Una vez que hemos demostrado que está perfectamente claro que es inconstitucional, resulta que también es ilegal, y es ilegal porque violenta el contenido del artículo 93 de la Ley Orgánica de Administración Financiera del Sector Público, que dice que no se podrá contratar operaciones de créditos públicos, con garantías sobre bienes nacionales, estadales o municipales, es decir, no podemos comprometer nuestro futuro, no podemos nosotros tomar una decisión alegre, sin dejar de pensar en nuestros hijos, en nuestros nietos, en las generaciones que vienen detrás de nosotros.

Pero hay más. Resulta que el Gobierno Nacional está obligado a comprar aproximadamente el 40% de bienes y servicios al imperio chino, porque hay que aclarar, hay que dejar bien claro, que no solamente los  Estados Unidos son un imperio, sino que China también lo es y, por supuesto, esta cultura la tiene bien institucionalizada desde hace muchísimo tiempo, mucho más tiempo del que lo tiene los Estados Unidos.

No podemos estar de acuerdo con que se esté hipotecando el futuro de los nuevos venezolanos. Por inconstitucional, por ilegal, esas son las razones suficientes para que la Mesa de la Unidad Democrática, una vez más, esté en desacuerdo con este Convenio con el Fondo Chino, en el cual el único perdedor es Venezuela y,  fundamentalmente, las futuras generaciones.

Es todo, señor vicepresidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s