Derecho de palabra del Diputado Carlos Ramos en la Sesión Ordinaria del día martes 15 de octubre de 2013

Intervención del ciudadano diputado Carlos Ramos

(*).– Ciudadano Presidente, colegas Vicepresidentes, colegas Diputados: Primero que nada quiero solidarizarme con los electores del estado Miranda y del estado Zulia, con sus diputados Julio Borges y Nora Bracho.

En segundo lugar, por supuesto, quiero dar la bienvenida a este crédito de 114 millones de bolívares para mi estado Mérida. Obviamente que quisiera que el diferencial de 55 a 105 dólares, el porcentaje que corresponde a las gobernaciones y a las alcaldías, fuera distribuido y no de forma discrecional como está sucediendo. Pero en todo caso, yo le doy la bienvenida y lo saludo como muy positivo.

Ahora bien, quiero comentarle a los diputados de la Asamblea Nacional y, por supuesto, a los merideños, que uno de los problemas más importantes que tiene la Gobernación del estado Mérida en estos momentos es la situación del Hospital Universitario de Los Andes (HULA), un hospital tipo IV de especialidades, que en estos momentos está convertido en un hospital de guerra.

Quiero comentarle también a los diputados, a Mérida y a Venezuela, que los policías en Mérida ganan 2 mil 220 bolívares y que, por supuesto, esto no les alcanza ni para la mitad de la canasta alimentaria. Los educadores de Mérida, aún con la inflación anualizada de 49.9%, se les está pagando menos de lo que se les estaban cancelando antes, porque se les están haciendo retenciones indebidas.

Quiero comentarles, igualmente, que hay 525 médicos que dependen de la Gobernación de Mérida a los cuales no se les ha pagado el aumento, no se les ha pagado ningún tipo de bonos, es decir, hay muchísimas deudas con ellos.

Por lo tanto, este crédito que transfiere 68 millones de bolívares para las partidas 4.02 y 4.03, propongo que se transfiera para la partida 4.01 para que el Gobernador y sus legisladores puedan, efectivamente, destinar una parte importante de este dinero y honrar el compromiso con los policías, los bomberos, los médicos y los educadores porque, ciertamente, ese es un problema bien importante.

Cualquiera pudiera pensar –como lo dijo Abelardo– que es extraño que se transfieran recursos a través de un crédito adicional para una gobernación, específicamente para gastos de funcionamiento, 4.02 y 4.03, que pudieran ser para publicidad, pudieran ser para gastos de propaganda. En estos momentos, cuando nos enfrentamos a unas elecciones el día 8 de diciembre y donde el Estado se afinca con todos sus recursos contra nuestros candidatos de oposición, bien pudieran tener esos recursos con tal intención y no para resolver un problema bien urgente y bien importante que tenemos los merideños, como es la no cancelación de las prestaciones sociales al personal que ha sido despedido entre diciembre del año 2012 y enero del año 2013, o a quienes se han jubilado porque se les cumplió el tiempo de laborar, de trabajar, y con los que hay un compromiso.

A las afueras de la Asamblea Nacional hay un grupo de educadores pidiendo ser atendidos, porque no se les han cancelado las prestaciones sociales. Entonces, esta es la orientación, esta es la prioridad que yo considero que se tiene que dar en estos momentos: la asignación de recursos para la Gobernación del estado Mérida.

El diputado que me antecedió hizo referencia a la no iluminación de la ciudad de Mérida. Si bien es cierto que antes le correspondía exclusivamente a la Alcaldía, no es menos cierto que esto ahora le corresponde también a la gobernación y el poder estadal, es decir, es una competencia concurrente y no específica.

Por lo tanto, si el Gobierno Nacional asigna recursos para comprar luminarias para iluminar los parques, las avenidas, los jardines, bienvenidos sean esos recursos que puedan llegar a la ciudad de Mérida por cualquier vía, ya sea por el municipio, por la gobernación o por el Poder Ejecutivo Nacional. Pero lo que si es bien cierto –que se sepa– es que este dinero es de todos los merideños y también de todos los venezolanos.

No son dádivas, no son regalías, es efectivamente una solicitud, una demanda que hacemos desde la provincia venezolana para que nos llegue el dinero que, según la ley, nos corresponde y que últimamente ha sido diezmados.

Por eso cuando comencé mis palabras decía que yo desearía que estos recursos se distribuyeran con el criterio que indica la ley, es decir, que hubiera Situado Constitucional para todas las gobernaciones y para todas las alcaldías, porque de lo contrario se le estarían confiscando recursos muy importantes a la provincia venezolana.

Es todo, ciudadano Presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s