La Mucuy: Recuerdos

Muchos conocieron formas antiguas de alumbrarse por medio de lámparas que utilizaban como combustible kerosén y gasolina. Había que darles a una especie de bombita hacia arriba y abajo para llenar aquella garrafa de aire a presión, unas usaban mantillas, eran marca Coleman. Las de kerosene fueron hechas por laboriosas tías recolectoras de latas de Malta Caracas, colocándoles mechas humedecidas por el combustible y con eso se alumbraban.

Cada mañana los padres se embojotaban un trapo en sus dedos y lo metían en las narices de sus hijos, era para sacarles el hollín que habían respirado toda la noche de aquellos potes que expelían gruesas bocanadas de humo sobre las frías madrugadas.

Mientras afuera, doñas usaban planchas de hierro para calentar pañales de algodón que serían terciados a quienes se atrevieron a nacer agarrados por los dedos encantados de la comadrona Sinforosa.

Las recién paridas tenían que quedarse por cuarenta días en un cuarto oscuro sin salir, mientras eran untadas en sus barrigas y bañadas por barras derretidas con aceite hirviendo de tártago.

Para ayudarse unos a otros en Los Andes, hacían la mano de vuelta, en otras partes le decían lomo. Sentaban al dueño del nuevo hogar en una silla de madera con asiento y espaldar de cueros seco, lo arrecostaban sobre una pared de tapias recién construida y comenzaban a doblarles tejas en sus piernas.

Mientras experimentados abuelos, ancianos de los tiempos averiguaban sobre la existencia de grandes casas construidas con formas entretejidas a dos aguas, protegidas por canales de lata, mientras a sus lados, travesaños de madera recibían herraduras deformes bendecidas en ritos para protecciones eternas.

A un lado de antiguas paredes de tapias descansaban pisos verdes de concreto pulido, calentados en rincones por inmortales topias, vaciadas en copiosas recetas de polenta y nadie se explicaba porque al tomarlas se iniciaban eternos amores, parecían comidas encantadas. Llegarían juramentos maliciosos desatadores de cicatrices.

 

Miguel A. Jaimes N.

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Para: Diario Frontera

Julio 24 de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s