Diputado Arcadio Montiel: ¡Inconcebible!

Hoy, cuando celebramos el día del trabajador, vaya mi solidario abrazo para todos los ciudadanos trabajadores y desempleados, con mi palabra  de aliento a continuar la lucha por las libertades, merecidas por los hijos de esta bondadosa tierra: Venezuela.

Hoy  precisamente, y con gran pena en el alma, como legislador  de los venezolanos, elegido por el voto democrático, es mi deber informar que  viví de cerca el segundo round de la violencia en la Asamblea Nacional. El martes 16 había presenciado, también de cerca, diversos atropellos con la herida al diputado William Dávila. El martes 23 no hubo sesión por dicha situación, y se convocó para el día 30(ayer), constituyendo la segunda parte de agresiones, que ya los diversos medios venezolanos e internacionales registran como calamidad institucional en el parlamento. Esta convocatoria tenía ocho puntos en el orden del día. La sesión debía comenzar a las 2 PM.  y se inició pasadas las 5. La bancada del PSUV y sus aliados estaban el en hemiciclo protocolar. Durante todo ese tiempo irrespetuoso, violatorio y desconsiderado, hubo que esperar; parecía que estaban planificando lo que iban a hacer, el ambiente estaba muy pesado, los murmullos y comentarios presagiaban los acontecimientos que ocurrirían. Después de la lectura del acta anterior, que no reflejaba los acontecimientos violatorios que debía contener, culminó y se procedió a la lectura de la cuenta y el orden del día. Hubo una intervención  del diputado  Pedro Carreño, para instigar el comportamiento que de inmediato surgió y la actitud grosera, altanera y fuera de contexto de Diosdado Cabello, en mala hora presidente de la Asamblea Nacional. Esas dos situaciones  alentaron lo que ya venía preparado desde el hemiciclo protocolar. No se le dio la palabra a ningún diputado de la MUD, ni siquiera para hacerle observaciones al acta leída. Capítulo inmediato, la bancada de la MUD sonó pitos y cornetas en señal de protesta; luego se sacó una pancarta que decía “Golpe Parlamentario”, lo que generó un enardecimiento de tal magnitud del lado del PSUV, y alguno de sus diputados  corrían como locos a la bancada de la MUD, que se mantenía en sus puestos. Nuevamente puñetazos, sillas al aire, confusión total, con el resultado de varios diputados heridos: Ismael García, Julio Borges, Américo de Gracia, María Corina Machado nuevamente y Nora Bracho, entre otros. Reinaba la anarquía; la seguridad interna de la AN cerró las puertas por dentro para que no saliera ninguno. Era como el coliseo romano de los cristianos, cuando les soltaban los tigres. Finalmente, me acerqué, junto al diputado William Dávila y Walter Márquez. En  la salida y después de una breve discusión,  lograron que abrieran la puerta. Es de destacar la actitud, con una postura espasmódica, diabólica, si se quiere,  del diputado Diosdado Cabello, que daba la impresión de inmutabilidad frente a este horror, el cual disfrutaba desde la silla presidencial, dando la imagen que ahí  no pasaba nada. En un estado de derecho, estos diputados agresores, mentirosos, perversos, deberían ser enjuiciados, separados de sus cargos. Es la vergüenza pública e institucional de uno de los poderes más importantes del pueblo.

 

Dip. Arcadio Montiel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s