Pensar en Venezuela

Pompeyo Márquez

 

La cadena nacional mediante la cual Maduro informa sobre las complicaciones en la salud de Chávez, comienza a aclarar el panorama: los que gobiernan tendrán que admitir  la posibilidad que la gravedad presidencial conduzca a declarar la ausencia temporal y proceder de acuerdo a la Constitución que es explícita en situaciones como las que se viven.

Al lado de la comicidad que produce esa carrera de “adoración perpetua” entre Maduro y Diosdado se aprecia que estos personajes no saben lo que tienen entre manos y en lugar de proceder con racionalidad y llamar a un diálogo nacional se le “van los tapones” para decirlo popularmente.

Hay una mitad del país que ha sido respetuosa con el presidente y su gravedad. Pero no se puede decir lo mismo del oficialismo con respecto a ella. La toma de posesión de los gobernadores impuestos por el dedo todopoderoso ha servido de escenario para repetir agresiones, descalificaciones, burla a los presos políticos y exilados y ocultamiento, como lo demostró Marino González, de la situación social y económica del país. Insisten en la agresividad y en querer imponer un “plan socialista” contrario  a todo cuanto se hace en el resto del mundo que ha dado por terminada la polarización “socialismo”-“capitalismo” para buscar el perfeccionamiento de la democracia, mayor participación social, crecimiento económico con equidad, empleo y vivienda dignos, elecciones libres, entre otras grandes metas vinculadas a la democracia, a la libertad y a la justicia social.

En Venezuela están enfrentados el proyecto de país autocrático militarista y el democrático progresista. Exponer el país qué queremos, recobrar la libertad de acción de la mayoría de los venezolanos (incluimos a la mitad del país representado por la MUD y una franja del chavismo). Termina un ciclo y comienza otro. Debe concluir la acción de un Estado convertido en partido, es decir un gobierno convertido en partido sobre todo en las épocas electorales. ¡Qué sería del partido oficial sin los inmensos recursos del Estado puestos a su entera disposición!

Desarrollar un amplio movimiento de unidad alternativo frente a este despelote en que han convertido el país es la tarea más urgente para quienes pensamos en una Venezuela democrática con equidad y con la reconciliación de todos sus hijos. Esta es una afirmación definitoria de lo que queremos en esta hora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s