El Estado comunal totalitario viene sin reforma constitucional

El Universal

 

Entrevista al Abogado Constitucionalista Gerardo Fernández

 

Gerardo Fernández considera que en Venezuela existen dos constituciones. Una, la aprobada en 1999 y otra que comenzó a crecer a la sombra de la derrota del chavismo el 2 de diciembre del 2007. Abogado con especialización en Derecho Constitucional y Público de La Sorbona, Fernández contrasta las diferencias entre los principios establecidos en ambos textos, aun cuando la denominación no resulte exacta en el segundo de los casos, hecha a base de leyes, decretos leyes y resoluciones. De allí que la decisión de crear un Poder Comunal se deba materializar sin necesidad de un proceso constituyente que puede terminar en una nueva derrota. 

-Has afirmado, en estudio que hiciste sobre la Ley de Comunas, que una entidad político territorial no debe servir a una concepción ideológica. Yo te pregunto: ¿es posible dar el salto hacia el socialismo con la actual división político territorial? 

-Sería inconstitucional imponer, en una división político territorial, un pensamiento ideológico. Eso implicaría que en un determinado espacio geográfico no quepan sino quienes piensan de acuerdo a esa ideología impuesta. Entonces, la respuesta, es no. Bajo el actual ordenamiento jurídico resulta inconcebible establecer una división político territorial socialista o comunista.

-¿No es necesaria otra división político territorial para imponer el socialismo?

-La división político territorial en democracia no tiene ni puede tener ideología porque sería excluyente, discriminatoria, intolerante y no plural.

-Es decir, si un partido socialista o comunista gana unas elecciones, ¿puede desarrollar su programa dentro de esa normativa?

-Tú puedes desarrollar tu planteamiento ideológico en una acción gubernamental, pero no puedes hacer que una división político territorial, de carácter constitucional, imponga una ideología.

-Si es posible que hayamos vivido en socialismo (eso es lo que al menos nos dicen) todos estos últimos años, ¿por qué el cambio? ¿Por qué trastornar el orden establecido?

-Porque quieres pasar al totalitarismo. Un Gobierno puede desarrollar sus políticas de acuerdo a una doctrina, pero no pretender que todo el mundo piense igual y tenga la misma ideología. Si intenta hacerlo está asumiendo una actitud totalitaria, de control. El problema es que el Estado comunal se concibe, no como un mecanismo donde quepan todos, para solucionar los problemas del colectivo, sino como un instrumento totalitario donde todos debemos pensar igual . Eso no es democrático ni constitucional. El estado Miranda, por ejemplo, no se puede llamar socialista porque entonces allí sólo cabrían los comunistas y si tú no crees en eso, estás obligado a vivir fuera de ese estado. O más grave, se te bota de allí por pensar diferente.

-Desde hace 14 años nos dicen que ahí viene el lobo y efectivamente venía pero, luego de avanzar, retrocedía. ¿No crees que esta arremetida marca un punto de inflexión si llega a imponerse?

-Los modelos totalitarios, según el oficialismo, son un proceso y agrega: “necesitamos más años para culminarlo”.

-Pero la revolución implica cambio violento, súbito y rápido. Así lo indican revoluciones como la cubana o la soviética. Aquí “el proceso” ha sido a cuenta gotas.

-Porque el neototalitarismo funciona así. Se impone copando, colonizando espacios geográficos, sindicatos, el poder judicial, el legislativo, el ciudadano y ámbitos como el educativo. Pero también se coloniza funciones propias de los particulares, de la empresa privada y de allí las expropiaciones, confiscaciones y ocupaciones. Van avanzando cubiertos, además, con un manto de legalidad y democracia. Se arguye que vivimos en democracia, pero cada día son menos los medios de comunicación, la sociedad civil espontánea, los partidos políticos.

-Pero cuando se habla de comunas se está invocando el ideal más alto de la democracia, un país gobernado desde la base de la pirámide social. ¿No luce ese modelo como irresistible para quienes cuyos derechos han sido menoscabados?

-Esa es la forma de vender el neototalitarismo. En Cuba se dice que hay elecciones, como en Vietnam, Corea del Norte. Aquí también. Pero cada día se reduce la libertad del voto y aumentan los controles sobre al administrador electoral. También se promueve la propiedad social, colectiva, sobre la individual y eso no es más que un disfraz para vender la idea comunista desarrollada en regímenes totalitarios. Al final ese tipo de propiedad es la propiedad estatal, que le permite al ciudadano, dentro de ciertos límites, el usufructo mas no la disposición.

-¿Hablar de regímenes comunistas no resulta una impostura cuando el fin supremo del marxismo es el fin del Estado y con el poder comunal se busca exactamente todo lo contrario?

-Aquí se está montando un Estado paralelo. En todo modelo comunista existe un poder central muy fuerte ante un poder local atomizado y controlado. Así, todo lo que es contrapoder, situado a nivel regional o municipal, va desapareciendo porque dejan de ser convenientes gobernadores beligerantes o alcaldes insumisos. De manera que poco a poco irán desapareciendo las unidades político territoriales.

-Dices que cada día es menor el poder del voto. Pero en las elecciones de gobernadores, ¿no servirá ese poder para liquidarse a sí mismo (elección universal, secreta y directa) y a los mandatarios regionales opuestos a los designios de Chávez?

-Hay que salir a votar y exigir mejores condiciones para que el sufragio sea democrático y real. La vía es electoral, institucional y constitucional.

-Así es, pero todo gobernador chavista que gane le pondrá la gobernación a Chávez en bandeja de plata para que la liquide.

-Ese es un riesgo y por eso digo que hay que salir a votar masivamente. De lo contrario perderíamos el poder regional y municipal. La gente debe apreciar la gravedad de lo que estamos viviendo. Un Estado comunal nos llevaría a que las divisiones político territoriales, gobernaciones y municipios, tiendan a desaparecer. Para ello, sin embargo, debería modificarse la Constitución porque cualquier paso en ese sentido sería inconstitucional.

-¿Es por eso que se habla de Constituyente?

-El Presidente ha dicho que no quiere reformar la Constitución. Preocupa sí la frase “proceso constituyente” porque forma parte de las instituciones contempladas en la Constitución. Entonces, utilizan instituciones y expresiones constitucionales para debilitar, más adelante, a la Constitución. Llaman a un Constituyente y aclaran que no es para reformar la Constitución, sino para promover un gran debate. Pero, ¿no será que quieren que ese debate concluya en un documento destinado a debilitar el texto constitucional?

-¿Para qué reformar la Constitución si la violan y hacen lo que quieren?

-Desde el 2007 se ha venido construyendo un anti-ordenamiento jurídico constitucional que algunos llaman la Constitución paralela. Así, por ejemplo, el texto constitucional dice que vivimos en un Estado Federal Descentralizado. Pero ese ordenamiento paralelo establece que el nuestro es un Estado central comunal. Según la Constitución la Fuerza Armadas es una institución no beligerante, apolítica, que responde solo a los intereses de la nación. Pero vemos una milicia altamente politizada, nuevos componentes y una FAN beligerante que responde a los intereses del Presidente.

-Si lo hacen en la práctica, ¿por qué darle sustento jurídico? 

-El Presidente dice que no hace falta reformar la Constitución, pero habrá un proceso constituyente. Quizás argumenten que la soberanía popular está sobre la Constitución.

-Eso implica la necesidad de una consulta electoral.

-Un proceso constituyente puede llevar hasta dos años. De entrada implica tres procesos electorales. Uno para aprobar las bases de la Constituyente, otro para elegir los constituyentes y un tercero para aprobar la Constitución reformada.

-¿No pasó eso en 1999?

-Sí. Pero el Presidente parece creer que no le da el tiempo o no le interesa. Entonces dice: “voy a un proceso constituyente para montar un Estado comunal sin modificar la Constitución”. Y eso será producto de la expresión popular, que está por encima de la Constitución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s