Integración académica Colombo Venezolana

Explicación
Hace diez años el Grupo Venezolano de Historia y Sociología de la Ciencia se reune,  en el marco de la Convención Anual de la AsoVAC. Tradicionalmente, en el portal institucional de la ULA se coloca en la página de Bitácora-e Revista Electrónica Latinoamerica de Estudios Sociales, Históricos y Culturales de la Ciencia y la Tecnología, lo resumenes de los trabajos  presentados  en el evento.  Este año esa labor se ha demorado por la crisis que vive SABER ULA. Incomprensibles diferencias entre las autoridades de la Universidad de Los Andes la están generando. Debemos indicar que los trabajadores de SABER ULA, quienes dan soporte al repositorio institucional de la ULA, se les adeudan  varios quincenas de sueldo, a pesar de existir los recursos financieros para cumplir con dicho compromiso. Por esa razón hemos decidido publicar nuestro trabajo, presentado en el Simposio del GVHSC, para llamar la atención de esta situación absurda, por la falta de visión de lo que representaSABER-ULA y la importancia que tiene para la  presencia internacional de la ULA. A continuación va nuestro trabajo sobre la integración académica en educación superior en la frontera  Colombo – Venezolana. Nos solidarizamos con los trabajadores de SABER-ULA y esperamos que la inteligencia vuelva a las autoridades de dicha institución. Así mismo, que pronto se publiquen los resumenes del simposio  en Bitácora-e, como informamos en nuestra anterior nota.
LA INTEGRACIÓN ACADÉMICA  EN EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL EJE FRONTERIZO COLOMBO-VENEZOLANO (SANTANDER – NORTE DE SANTANDER- TÁCHIRA – MÉRIDA): IDEAS PARA SU DESARROLLO
“Si acaso al otro lado de la vida
Otra vez por azar, nos encontramos,
¿Se reconocerán nuestras miradas
O seremos tan solo un par de extraños?”
Meira Delmar
Juntos o separados
La realidad de la frontera Colombo Venezolana es muy amplia: 2.219 kilómetros nos acercan y nos separan. Una frontera que además, es un espacio geográfico diverso: costa, montaña, llanos y selva. En general, hasta hace relativamente poco tiempo los focos de atención de nuestros países se dirigían de manera fundamental hacia los centros geográficos del poder político de nuestros países: Bogotá y Caracas, respectivamente. Y ello sigue siendo de manera general de esta forma.  Sin embargo, en la medida en que diversos espacios se desarrollen tanto en lo económico como en lo sociocultural, los focos de atención han comenzado a diversificarse.

Yendo al mundo de la literatura, que también refleja la vida misma, es digno del encomio que nos meremos y ya no sólo desde nuestras capitales sino desde nosotros mismos.

“No hay nada más interesante que los ojos. ¿Ya miraste a los
       ojos de la otra persona? (…)Del amigo y del conocido. Del jefe
y del compañero de trabajo. De un niño y un anciano. Los ojos
emiten una energía que es la misma energía del alma, por eso
son conocidos como las ventanas del alma. Cuando miro en los
ojos y dejo que los otros miren en mis ojos estoy abriendo
                                               puertas hacia un mundo de comprensión y amor.”
Pero completaríamos el texto de Neruda. Si somos capaces de mirarnos, con mayor facilidad podríamos soñar mundos mejores y unirnos para hacerlos posible.

Históricamente, en las últimas décadas, la relación comercial y de intercambio de servicios en la frontera Colombo-Venezolana se ha movido a favor de una u otra zona, según la bonanza económica de Venezuela o de Colombia. Lo que ha ocurrido es, mostrando una figura, la dinámica del columpio. Unas veces está Venezuela arriba y Colombia aprovecha esa situación. O, a la viceversa, Colombia está arriba y Venezuela busca beneficios de la bonanza de más allá de su frontera. Eso nos ha marcado en los últimos tiempos. Lo que hoy queremos explorar es cómo construir una realidad que nos una más estrechamente para incursionar exitosamente en el mundo de la globalización y establecer una dinámica, lo más amplia y eficiente posible, para lograrlo. Cambiar la realidad del columpio por otra de carácter industriosa para ganar-ganar. Pero, ello estará mediado por la realidad política de Venezuela del próximo octubre. Veámoslo.
Una realidad que está allí: educación y capacidades académicas
El mundo del mañana, decía Albert Einstein, será el de los imperios del conocimiento. Y sólo las sociedades que produzcan conocimientos científico, lo cuiden y sean capaces de mantener consigo a sus jóvenes talentosos, tendrán éxito económico. El mañana de Einstein hace sesenta es hoy.

A pesar que la globalización ha acortado las distancias y que los países están  cada día más en contacto, las fronteras y su agente existe y seguirán están allí. Realidad que se sustenta en una historia y en una cultura común que le ofrece ventajas competitivas, más aún cuando las sociedades y los países están mas interconectados. Si la zona fronteriza colombo venezolana quiere dar pasos seguros hacia el progreso y el bienestar de su población debe pensar en integrase al mundo globalizado, debe aprovechar esa ventaja de la homogeneidad  cultural y reforzar los mecanismos que la incorporen al nuevo modo de producción económica, que privilegia el uso intensivo del conocimiento. Articularse a mercados que van más allá de los de sus propios límites fronterizos. En fin, debe proyectarse hacia el mundo. Un paso previo es articular entre sí las zonas de los países vecinos: Colombia y Venezuela. Pero, el reto de la globalización requiere hacer esfuerzos por mejorar la educación de su gente. Por supuesto, lo de los niños y los jóvenes en primer momento, pero ello no quiere decir que se deba dejar de lado la educación de nuestros adultos y mayores. En el financiero sigue siendo importante, pero cada vez lo es más el conocimiento, que traerá capital y no a la inversa como ocurría en el pasado. Por ello, mejorar la condición educativa de nuestra población será fundamental.

Los estudios internacionales están mostrando de forma persistente que, los países que tienen mejores desempeños económicos en el mundo de hoy comparten también otra serie de condiciones: sus estudiantes de bachillerato tienen mejores resultados en las pruebas internacionales en lectura, matemáticas y ciencias naturales; sus universidades también aparecen en los primeros lugares de los ranking de las mejores instituciones de educación superior en el mundo; tiene también los primeros lugares en cantidad de personal dedicado a la investigación y el desarrollo tecnológico, sus porcentajes de inversión en I&D es de los más elevados internacionalmente y en consecuencia, el número de sus patentes y de “papers” científicos también está entre los más elevados. Todo lo anterior está positivamente relacionado con mayores ingresos per capital en dólares, así como sus índices en desarrollo humano y en logros de capital social, son más elevados. Contrariamente son menores, la percepción de corrupción, de la desigualdad de género muestran resultados muy bajos. Todo ello evidencia el papel de la educación y de su calidad, desde la escuela primaria hasta la universidad, en la ruta hacia el progreso social y en la felicidad de sus pueblos.

Ahora bien, elevar la formación escolar de nuestra población será un proceso más rápido y se tendrá mejores resultados si el esfuerzo se hace integrando las capacidades institucionales y académicas que están a cada lado de la línea fronteriza. Cada una de nuestras instituciones por separado son realidades muy limitadas. Juntas crecerán en sus potencialidades. No será un proceso simple, seguramente tendremos avances y retrocesos, pero estamos seguros que en el mediano plazo el saldo será positivo.
Hace escasos días un eminente académico venezolano expresó la necesidad de estimular la organización de espacios académicos en el país, a partir de las instituciones de educación superior venezolanas existentes. Así expresó: “Debo señal que no estoy proponiendo una fusión de las instituciones, sino crear espacios comunes de aprendizaje e investigación… Técnicamente la idea es la de integrar las instituciones existentes en espacios de innovación”.

Al menos cuatro grandes espacios académicos ha propuesto Albornoz: el metropolitano, en la gran Caracas; el zuliano; el andino; y, el oriental. No creo desacertado pensar que una propuesta similar, logre que el espacio integrado de innovación académica andino, pueda articularse con las instituciones de educación superior de Colombia, por la frontera norte santandereana. De hecho, ello ha estado ocurriendo. El corredor en ciencia y tecnología entre Mérida y Bucaramanga, que va más allá de la estricta línea fronteriza, es un ejemplo interesante. Hay allí un mundo de posibilidades en educación superior y en ciencias que ya está alcanzando logros significativos. La estructuración de centros virtuales de investigación en este corredor parece ser una tremenda oportunidad. Estos centros generan interacción basándose  en el uso intensivo de la Tecnologías de Información y Comunicación, TIC. Producen conocimiento, generan innovación apoyándose en la homogeneidad cultural y en la omnipresencia que les permiten las TIC. Alguna experiencia ya se ha recorrido y muchas son las oportunidades que se abren en esta dirección.
Por ello, la primera tarea para estimular estos espacios académicos integrados es la de internacionalizar y en esto, nuestro vínculo latinoamericana a explorar de forma conjunta (Colombia y Venezuela) es con las universidades brasileñas y la de países en donde el señalamiento de imperialismo no esté presente o lo sea mínimamente.

La incorporación de la ciencia y la tecnología como motor del desarrollo económico en zonas fronterizas ha motivado una interesante reflexión en Europa. En particular, la incorporación de los países de Europa Oriental a la dinámica económica de Europa Occidental ha sido estudiado con cierto detalles y destaca el caso de Polonia el cual, más recientemente ha sido analizado a la luz de la nueva economía del conocimiento.  En el caso de la frontera colombo-venezolana y en particular el corredor Mérida-Bucaramanga hay doce universidades a ambos lados.  Y una cifra aún más impactante en las ciudades de Cúcuta, Pamplona y Bucaramanga hay cincuenta y ocho (58) campus de distintas instituciones de educación superior. ¿Cuánto podría hacerse integrando para la docencia, la investigación y la innovación una buena parte de esta realidad?

La movilidad académica generada por el proyecto Erasmus Mundus ha sido uno de los factores fundamentales en la generación de una cultura europea, tal y como señala el novelista Umberto Eco en una reciente entrevista. Por otra parte un informe reciente sobre las universidades españolas, en donde se resalta el cambio en positivo que han tenido en las dos últimas dos décadas, por su incremento en la producción científica, también señala los necesarios focos de atención para el futuro: “España es uno de los países de Europa con más titulados, pero también con mayor número de parados, un millón de graduados buscan trabajo.” Abunda aún más el informe sobre las más claras ventajas de dichas instituciones, así como de los cambios que deben auspiciarse: “… las universidades son un motor de movilidad social, pero también (…) se debería mejorar el rendimiento académico, la internacionalización, y la voluntad emprendedora. Sólo el 10% de titulados crean su propio negocio.” Aquí hay un punto del mayor interés para nosotros. Sin capacidad innovadora con base en la calidad de la formación universitaria, nos será difícil ganar positivamente espacios en el mundo globalizado de hoy y del mañana.

Así mismo, de forma similar a lo planteado por Albornoz para las universidades venezolanas, en el informe de la Fundación Desarrollo y Conocimiento (DYC), se indica la necesidad de internacionalizar con mayor intensidad la formación de pre y postgrado en las universidades españolas. Destaca también el informe CYD que debe examinarse el rendimiento de sus estudiantes para elevar la eficiencia en los resultados académicos. Igualmente destaca la necesidad de analizar la inserción laboral de sus egresados para determinar si la misma responde a lo requerido por la actividad económica. También estimular otras formas, más flexibles, de formación como la educación  continua. Y, pese a los resultados positivos en producción científica y en innovaciones tecnológicas logradas, es necesario estimular aún más la actividad de investigación.

Por lo anterior a lo referente a una visión estratégica de la relación Colombo-Venezolana, en lo atinente a la educación superior, la ciencia, la tecnología y la innovación proponemos, auspiciar:

  1. La formación de espacios académicos integrados entre ambos países.
  2. La internacionalización de nuestras instituciones universitarias.
  3. La investigación científica conjunta, con las capacidades de instituciones de ambos países.
  4. Los programas de licenciaturas con temas de innovación, estimulo a los emprendedores y competitividad económica.
  5. La organización de programas conjuntos de educación continua en áreas de mutuo interés.
  6. La ubicación y focalización de mercados para el intercambio de servicios educativos ( por ejemplo el hispano en EEUU, centroamericano, etc.).
  7. El conocimiento en la frontera con el ingenio de la frontera para el mundo.
Sugerencias para un compromiso
Ya al citar a Neruda anteriormente, decía que mirarse y mirarnos nos abrirá puertas y permitirá cercanías. Parafraseando al gran poeta chileno quien dijo: “Cuando miro en los ojos y dejo que los otros miren en mis ojos, estoy abriendo puertas hacia un mundo de compromiso”. De nuestra parte debemos expresar también, que el mirarnos nos abre un mundo mejor para soñar y para construirlo: una sociedad sin pobreza, preservando nuestra naturaleza y acercando la felicidad a nuestra gente. Por tal razón, consideremos que, si nuestro discurso suena coherente, útil y factible, es conveniente construir grupos de trabajo que alimenten las ideas expresadas, amplíen las zonas de confluencia y la búsqueda de aliados para llevarlas a feliz término. La existencia de una realidad política cambiante sobre el intercambio comercial, la relación entre los gobiernos nacionales de Colombia y Venezuela y la decisión que se tome sobre los acuerdos de paz  entre los grupos guerrilleros y el gobierno del Presidente Santos, retardaran o facilitarán el camino a la integración y del trabajo en común. Pero, aquí hay una ruta que nos está llamando la atención. Nuestra propuesta es explorarla juntos. (Fuente: Humberto Ruíz)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s