El Registro: Mito, leyenda y realidad

Enrique Ochoa Antich

 

Uno de los principales mitos que en la conciencia de muchos provoca dudas en torno al sistema electoral venezolano, promovido con empeño por los profetas del fraude mítico, es el de la presunta existencia de errores y vicios que comprometerían la confiabilidad del Registro Electoral. Veamos algunas de las inquietudes más difundidas sobre este tema.

Sostienen los inefables adivinos de la trampa afantasmada que tenemos más votantes que habitantes adultos. Y en la mente de algunas personas persiste la falsa idea de que un número de electores de poco más de 19 millones es una exageración, dado que somos “un país joven”.

Según el mito, tenemos una población infantil y de adolescentes muy grande, y una población de adultos comparativamente pequeña. En consecuencia, los mayores de dieciocho años no pueden llegar a ese número que estaría entonces abultado por algún hado siniestro encargado de fraguar la trampa fatal y escamotearles el triunfo.

La realidad es otra. Para el año 2012 existen en Venezuela casi 20 millones de personas ceduladas mayores de 18 años.

La dinámica demográfica trae como consecuencia una serie de transformaciones en la estructura por edad de la población y esto a su vez incide directamente en los habilitados para inscribirse en el Registro Electoral. Este proceso puede evidenciarse en los cambios de las pirámides poblacionales. Así, en 1961 la base de la pirámide era muy amplia mientras que la parte superior era muy delgada. Ello significa que la mayor parte de la población se concentraba en edades jóvenes. Ésta es precisamente la impresión que ha quedado sellada en el inconsciente colectivo. “Venezuela es un país joven”, dicen muchos, sin revisar los números. La realidad indica por el contrario que el país es literalmente otro en esta materia y que en el futuro continuará la tendencia a un progresivo envejecimiento de nuestra población.

Los cambios en la fecundidad y en la mortalidad han traído como consecuencia que actualmente el país cuente con un 29% de habitantes por debajo de los 15 años, sólo un 6% sobre los 65 años, y un grueso muy importante de ¡65%! en edad laboral.

Las proyecciones de población indican que hacia el año 2040 la pirámide tiende a “rectangularizarse”, es decir, la proporción de personas en edad de trabajar sigue su crecimiento, pero además, producto de la inercia demográfica, los adultos mayores comenzarán a tener mayor importancia poblacional, mientras que los jóvenes, a causa del continuo descenso de la fecundidad, cada vez pesarán menos en el conjunto de la población total.

Estos son los números reales y no los míticos que, apoyándose en falsas verdades decantadas en la mente de muchos, promueven los profetas del fraude que no es. Volveremos sobre el tema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s